MYC

INDICE


Página 1

Editorial

Historia

Local

Actividades
Anécdotas

Náutico

Deportes

Socios

Empleados

Ayuda

  

Miramar Yacht Club . . . Anécdotas

AVISO: Las anécdotas con temas de adultos y groseros han sido movidas para otra página. Para más información "click" aquí.

Las anécdotas aparecen a continuación. Acuerdate que invitamos tu contribución. Si tienes un cuento del Miramar que sea verídico, interesante y corto, envialo por e-mail a .



Los Te Bailables y Otras Cosas del Club Viejo
Amelia del Castillo

Para los "mayorcitos", que bien se acuerdan del Club viejo, me voy a los años 1935 a 1938 y a sus "teenagers".

¿Cuántos recuerdan los Té Bailables en la Terraza derecha (mirando hacia el mar) del tercer piso del Club viejo, donde hasta al más tieso lo hacía bailar alguna de las orquestas de moda: Los Hermanos Castro, los Hermanos LeBatard, la Riverside? En uno de esos Té Bailables contrató mi hermana Zula a los LeBatard para mis quince años, que se celebró allí, en esa terraza.

De esos divertidos Té Bailables, recuerdo que después de haber estado todo el día en competencias y qué sé yo cuántas actividades, todavía nos soleábamos más en la arena, frente al club, hasta que empezaba la música. Corríamos entonces a las duchas sin la preocupación de secadores de pelos, ni maquillajes, ni la ropa de tal o cual marca. Nuestra marca era: pelo recién lavado, pintura de labios, piel tostadita, juventud y alegría.

Sobre las fiestas de carnaval, recuerdo las Comparsas que "montaba" nuestra gente para el baile, y las que llegaban luego, casi de madrugada, del Vedado, el Casino Español, etc., que venían a competir con las nuestras. Siempre pensamos, y les dijimos, que lo hacían porque nuestras fiestas eran más divertidas. Recuerdo una de esas Comparsas, formada por matrimonios jóvenes y en la que participaban varias parejas, entre ellas Digna y Fatty, Zula y Severito y otras que no puedo recordar. De esa Comparsa me acuerdo casi con detalles porque en ella participamos (casi sin aviso y por supuesto, sin ensayo) Margarita O´Shea y yo, solteras, con 16 y 17 años, sustituyendo a dos señoras que se habían enfermado. No sé qué pasó con el disfraz de Margarita, pero al mío hubo que re-coserlo, en el último momento y a mano, para que no se me cayera de encima.

Algo más, y esto, para los remeros de aquellos días (tiene que haber alguno, porque yo estoy aquí ¿no?) Recuerdo que, uno o más días antes de las regatas de remos, los ponían a dormir en la otra terraza, la de la izquierda. Mis amigas y yo nos enteramos de la manera más inesperada, la noche de mi fiesta de cumpleaños, cuando comenzaron a aparecer por una de las puertas en "short" y sin camisa, para que les pasáramos algo de tomar y comer. Y lo hicimos, hasta que alguien de la Directiva los vio y ni qué contar el lío que se formó. Recuerdo muy bien todo esto y a muchos de los remeros, entre ellos a Roly Reyes Gavilán.



© 2000 MYC. Última revisión 17 de agosto, 2000.